ESPEJO DE OBSIDIANA (POR UNIDAD)

ESPEJO DE OBSIDIANA (POR UNIDAD)

$1.200

Ver descripción
ESPEJO DE OBSIDIANA (POR UNIDAD) | $1.200
Los pueblos del México de la antigüedad hacían espejos dándole brillo a la obsidiana, llamada iztli en náhuatl, la lengua azteca.
La obsidiana era asociada con la tierra y con el sacrificio y la guerra debido a que ambos los cuchillos de sacrificio y las armas llevaban hojas cortantes de obsidiana. El espejo de obsidiana, llamado tezcatl, era instrumento de magia negra usado sólo por los hechiceros. Contemplar sus profundidades humosas permitía viajes a otros tiempos y lugares, al mundo de los dioses y los antepasados. Los espejos de obsidiana presentan una apta metáfora para las imágenes de los sitios y los objetos del antiguo México: ellos re ejan el observador y el objeto a la vez.
El espejo de obsidiana era el principal atributo de la deidad azteca Tezcatlipoca, cuyo nombre signi ca ‘espejo humoso’. Una deidad suprema de los aztecas y el patrón de las casas gobernantes, Tezcatlipoca era el señor de la noche y todas sus criaturas—sobre todo el jaguar, un poderoso animal pensado capaz de cruzar entre el reino de la tierra y el averno. El jaguar también era símbolo de los antiguos gobernantes mexicanos, quienes a menudo incorporaban la palabra jaguar (ocelotl en náhuatl y balam en maya) como parte de sus nombres. Su piel estaba reservada para el uso exclusivo de ellos. Tezcatlipoca frecuentemente se ve representado con un espejo de obsidiana, sea en lugar de su pie, sobre su pecho o como parte de Su tocado.